El Mojito se corona como el rey de las bebidas de verano

/ / Blog

Lo que en el siglo XVI bebían piratas y marineros para combatir la falta de Vitamina C, hoy se ha convertido en uno de los cócteles más míticos de las terrazas de verano. El mojito, en su versión original, nació en Cuba hace 5 siglos con el objetivo de combatir el escorbuto, una enfermedad provocada por la falta de consumición de fruta fresca en los piratas y marineros tras varios meses en el mar. Ahora, 500 años más tarde y con los piratas fuera del mapa, el mojito ha evolucionado hasta coronarse como el rey de las bebidas estivales. ¿Esto ya les suena?

A día de hoy, este cóctel de ron blanco, azúcar y hierbabuena se considera uno de los más refrescantes, sabrosos y aptos para los paladares más exquisitos. Precisamente por eso, varios bartenders reconocidos a nivel mundial -incluyendo a Jeffrey Morgenthaler- han desarrollado diversos estudios sobre esta bebida tan exitosa hasta coincidir en los dos puntos clave que no pueden fallar nunca. Apunten:

En primer lugar es importante saber que este trago cubano jamás se puede preparar rápidamente. Como la bebida bien exige, es necesario que sus ingredientes se mezclen despacio y con cariño, por eso recomiendan que nunca pidan un mojito si hay mucha cola en la barra. Si lo hacen, es probable que el coctelero no pueda emplear el tiempo necesario para que el cóctel tenga toda su esencia y sabor.

El segundo, y no menos importante, es que el mojito se haga con hierbabuena, no con menta. En realidad, la hierbabuena es una clase de menta que tiene más sabor y resulta menos picante que, por ejemplo, la menta piperita (por lo que dará el toque justo sin matar el sabor de todo el cóctel).

¿Todo anotado? ¡Pues todavía les falta la receta secreta de nuestro mojito perfecto!

Ingredientes:

– 12-20 hojas de hierbabuena
– 2 cucharadas de azúcar blanco o moreno
– 1 lima cortada en rodajas
– 50 ml de Ron Blanco Arehucas
– 1 lata de soda

Preparación:

Mezclen la hierbabuena con el azúcar y la lima en rodajas en un vaso ancho.
Saquen el jugo de la lima y la hierbabuena con ayuda de un mortero.
Una vez la mezcla sea consistente, añadir hielo picado hasta que cubra y los 50ml de Ron Blanco Arehucas.
Sin remover, vierta la soda hasta que la bebida llegue hasta casi el borde del vaso y remueva bien toda la mezcla.

Para que el resultado sea exquisito, decore con hojas de hierbabuena y media rodaja de lima .

¡A brindar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *