¿De dónde vienen los nombres “Guanche” y “Doramas” de nuestra gama Ron Miel?

/ / Blog

Ya saben que en Ron Arehucas respiramos Alma Canaria por los cuatro costados, pero no contentos con transmitir nuestro rollazo isleño, también lo embotellamos y homenajeamos con nuestros productos. ¿Conocen el significado de los nombres detrás de nuestra gama Ron Miel? ¡Pues no se lo pierdan!

Ron Miel Guanche:

Lo hacemos en Canarias, en casa, con miel 100% natural y un carácter singular que le confieren las notas de roble que evocan a los rones más añejos. Su toque cítrico aporta la frescura y alegría que gusta a los más disfrutones, pero, ¿qué hay de su nombre?

Guanche es el nombre con el que se conoce a los antiguos aborígenes que habitaban en Tenerife antes de la conquista castellana. Varios estudios han demostrado que estaban emparentados con los bereberes del norte de África, pero que desarrollaron su propio estilo y sentido distanciándose de ellos por su personalidad. ¿Cómo no íbamos a darle su nombre a uno de nuestros rones más característicos?

Entre las particularidades de los guanches se encontraba la costumbre de embalsamar a sus difuntos y esconderlos en grutas y cuevas de difícil acceso. Tan difícil, que no fue hasta en el siglo XX cuando se encontraron algunos ejemplos de momias guanches preservadas a partir de diferentes tipos de momificación. El hallazgo despertó la curiosidad de muchos y a día de hoy se cree que las variaciones en su preservación se deben a la posición social y creencia religiosa que tenía cada uno de los difuntos.

Ron Miel Doramas:

Apto para los cocteleros más sibaritas del mundo, nuestro Ron Miel Doramas está elaborado en Canarias y con una miel de excelente calidad. Perfecto para los cócteles más deliciosos, su nombre hace honor a la leyenda de Doramas, un guerrero canario del siglo XV con una fascinante historia detrás. ¿La conocen?

En realidad, el verdadero nombre de Doramas era Addur Amas, el guerrero que más dolores de cabeza causó a los castellanos en su proceso de colonización. Su valentía y fuerza en combate contra las tropas castellanas lo convirtieron en leyenda. De sangre plebeya y coraje inigualable, cuenta la historia que mientras el resto de guerreros se servían de las dos manos para blandir la pesada espada de madera con la que saltaban al campo de batalla, Doramas lo hacía con una sola y sin perder una pizca de destreza.

Su final se debió a una traición porque, mientras creía estar en un periodo de paz, el héroe fue atacado por la espalda y su cabeza paseada y expuesta en Las Palmas a modo de trofeo. Sin embargo, su fama, su popularidad y su lucha hasta el final hizo que a día de hoy se le siga conociendo como “el último de los canarios”.

Así pues, con nuestro Ron Miel en Arehucas hemos querido homenajear nuestros orígenes, para que cada vez que lo beban sientan que están dando un sorbito a nuestra historia, al arranque de nuestra Alma Canaria y a la fuerza que siempre nos ha caracterizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *