¿Cómo pasar unas Navidades con Alma Canaria?

/ / Blog

Probablemente muchos de ustedes tengan ya muy claro en qué consiste tener Alma Canaria, pero para aquellos que se acaben de unir a nuestra familia buen rollera, ofrecemos una guía de cómo sentir nuestros orígenes, nuestra pasión y nuestras ganas de entender la vida como un vaso medio lleno durante estas Navidades.

  • ¿Ha llegado el frío?: ¡pues fantástico! Más tiempo para estar en casa calentitos disfrutando de un Ron Miel Guanche con los amigos de siempre mientras rememoran batallitas de aquellos tiempos en los que no existían las preocupaciones. ¡Chinchín!
  • Las filas en las tiendas: sí, sí… sabemos que el gasto navideño luego nos pasa factura (nunca mejor dicho), pero ¿encima tener que hacer una hora de fila por cada regalo? Así es la vida, amigos… pero ¿y si aprovechan para llevarse a su madre/padre/herman@ y ponerse al día mientras esperan para pagar? Siempre hay un lado bueno para todo, ¿no?
  • Las comidas familiares: entrantes, primer plato, segundo plato, postre, turrón, polvorones y hasta un zumito de naranja que, según la abuela, tiene Vitamina C. ¿El resultado? Dos kilitos de más cuando acaban las Fiestas. Pero, ¿y qué? ¿Y lo bien que lo pasaron todos con el roncito Arehucas de después del atracón?
  • Los villancicos a cada paso que dan: ¿pero mira cómo beben los peces en el río? Sabemos lo que piensan porque todos pensamos igual… ¿cómo van a beber los peces en el río? Pues saquen su lado más creativo y hagan su propia versión de los villancicos más populares. En sus manos está siempre el cambiar lo que no les gusta. ¡Creatividad al poder!
  • Ustedes son el Grinch: puede que odien las fiestas navideñas, que no les guste nada ese espíritu festivo y alegre que invade las calles de todas las ciudades, que detesten tener que comprar regalos y finjan que les ha encantado los que le han hecho ustedes. Sí, puede que todo esto sea así… pero ¿y las vacaciones? ¡Nadie odia los días en los que no hay obligaciones!

Las Navidades, como todo, también tienen su lado positivo, solo hay que buscarlo. ¿Cómo? Con un poquito de Alma Canaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *